sábado, 14 de noviembre de 2009

Análisis: Gobierno de Luis Herrera Campins (1979-1984)


Luis Antonio Herrera Campins, nació en Acarigua, Estado Portuguesa el 4 de mayo de 1925, fue abogado, periodista, historiador y político, también fue llamado el Presidente Cultural por sus importantes aportes a la cultura en Venezuela. Para el período 1979-1984 resultó electo como Presidente de la República de Venezuela, representando al Partido Socialcristiano COPEI.


Su gobierno estuvo caracterizado por un sinnúmero de problemas, políticos, económicos y sociales que según la opinión de algunos, fue el principio de un calamitoso futuro.

En el ámbito económico, durante su gobierno los ingresos por concepto de venta de hidrocarburos se triplicaron, los precios del petróleo llegaron entre 1980 y 1981 a niveles nunca antes vistos, pasaron en ocasiones de los 30 dólares por barril, debido a la política de bloqueo que realizaron los países árabes contra los Estados Unidos y otros países occidentales, pero ello no impidió que el Estado contrajera importantes deudas con instituciones financieras extranjeras, hasta el punto de que la deuda pública ascendió a 25 millardos de dólares, obligando a Venezuela a someterse a las directivas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI). A partir de 1981 se intentó la renegociación de la misma, buscando cancelarla a largo plazo y preservar así las reservas internacionales.

Su programa de gobierno estaba enmarcado en la concepción de un Estado promotor que buscaba estimular a la pequeña empresa, evitando el estatismo; además de proponer una política que deseaba apuntar hacia la liberación de la economía y disminución del gasto público.

A pesar de sus buenas intenciones, el programa de Luis Herrera y su equipo de gobierno no se cumplió. El gasto público aumentó como consecuencia del incremento de sueldos y salarios que realizó el Gobierno a solicitud de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), AD y COPEI, basados en la liberación de precios que había adoptado el Ejecutivo.

En febrero de 1983, el Banco Central de Venezuela se declaró insolvente, lo que desató una de las crisis económicas y financieras más graves de la historia reciente del país, el resultado fue la devaluación de la moneda el 18 de febrero de ese año, en el llamado Viernes Negro, la devaluación del bolívar (Bs. 4,30 por dólar) osciló entre Bs. 12 y Bs. 15 por dólar en el mercado libre. El gabinete de ministros y los representantes del Banco Central de Venezuela, presidido entonces por el "búfalo" Leopoldo Díaz Bruzual; se llegó a la conclusión de que había que romper con la libre convertibilidad de la moneda y se asumió un programa de cambios diferenciales, era el nacimiento de RECADI.

En el ámbito político, el gobierno de Luis Herrera Campins se caracterizó por el aumento de la corrupción administrativa. Varios de sus altos funcionarios fueron acusados de cohecho y malversación. Tres ministros de la Defensa huyeron del país señalados como autores de robos al Fisco Nacional.

A la gestión de Luis Herrera Campins se le criticó por aumentar la deuda y el costo de la vida. Finalizó con un bajo nivel de popularidad lo cual llevó a los ADECOS nuevamente al poder.

Después de entregar la presidencia de Venezuela, se alejó de la vida pública (si bien en los años 1990 ejerció funciones como presidente del partido COPEI).

Por último, cabe señalar que a pesar de los grandes desaciertos políticos y económicos durante su gobierno, se le reconoce la ejecución de grandes obras de infraestructura, entre las que destacan: el complejo Parque Central, el teatro Teresa Carreño, el Metro de Caracas, y el Estadio Brígido Iriarte.

Luis Herrera Campins, muere en la ciudad de Caracas el 9 de Noviembre de 2007, a la edad de 82 años, debido a una enfermedad renal y diabetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada